Redefiniendo Limites

Palabras de más...

Sobre mi

Comunicadora social, librepensadora, activista, diseñadora web, linuxera, debianera, autodidacta, escritora aficionada, editora no lineal, proteccionista, ecologista, atea, etc

algo más?

Sí, ella es mi mascota Xena la Princesa Guerrera alias Pildora Loca, la más loca y engreída de las perritas. Si quieren ver su web hagan click aquí

Terrores Nocturnos

¿Han oido hablar de los Terrores Nocturnos? Googleando hallé muchas definiciones sobre este transtorno del sueño.

Según muchos articulos en internet: Los terrores nocturnos consisten en episodios recurrentes de  despertar súbito,  que aparece  durante el primer tercio del periodo principal de sueño (fases 3 y 4 del sueño no REM) y que se inicia con un grito de pánico. Cada episodio se acompaña de ansiedad intensa y signos de activación vegetativa (taquicardia, dis­nea, sudoración). El niño normalmente responde mal, en forma obnubilada o in­coherente a las preguntas, pues tras el episodio se presenta invaria­blemente un periodo de algunos minutos de confu­sión y desorientación, junto a  movi­mientos estereotipados (por ejemplo: aga­rrarse  a la al­mohada). Si el niño se ha vuelto a dormir antes de cesar el periodo de confusión, es probable que al día si­guiente no recuerde  lo acaecido. La mayor parte de  las veces es un tras­torno  benigno, transitorio y pocas  veces requiere tratamiento. Suele ser evolu­tivo en forma espontánea. Caso de no mejorar,  también puede ser objeto de es­tudio neurofisiológico.


Usualmente ocurre en niños, pero también puede darse en adultos y suelen ser aún más perturbadores que en el caso de los niños.

Existen pocos datos estadísticos acerca de este trastorno, pero se estima que lo padecen entre el 1 y el 6 % de los niños y menos del 1% de los adultos. En general los terrores nocturnos se inician en niños de entre 4 y 12 años, y desaparecen espontáneamente durante la adolescencia. En los adultos, lo más frecuente es que aparezca entre los 20 y los 30 años y siga a menudo un curso crónico en el cual la frecuencia y gravedad de los trastornos evidencia altibajos. Los terrores nocturnos aparecen a intervalos de días o semanas, aunque pueden producirse en noches sucesivas.

No sé en que categoría entra lo que yo padezco, pero creo que se acerca más a Terrores Nocturnos que a una pesadilla, ya que no conozco a alguien que le pase algo igual... si es así dejenme un comentario.

Usualmente ya es de mañana. He pasado una noche plácida de sueños tranquilos, pero algo me dice que despierte (¿mis antenitas de vinil? ¿Mi sentido arácnido?), y despierto de improviso. Mis ojos se abren y veo sobre mi una araña enorme, de unos 40 cm de largo y ancho, que está tejiendo su red sobre mi, y poco a poco está descendiendo, por un hilo, hacia mí; pero en eso nota que he despertado y vuelve a subir lentamente hasta que llega al techo de mi cuarto y se disuelve en la nada.

Antes, cuando me pasaba eso, salía corriendo de mi cama ni bien la veía, pero al estar en el pasadizo de mi casa me daba cuenta que era absurdo que una araña de tales proporciones estuviera en mi cuarto, así es que regresaba y obviamente no la encontraba. Otras veces gritaba por mis padres (cuando era más pequeña). Pero poco a poco, conforme pasaba el tiempo, me fui acostumbrando a ver esas arañas.

A veces, la mayoría de las veces, es una sola araña. Pero otras veces veo una araña grande y otras más pequeñas a su lado, casi siempre la araña grande esta descendiendo hacia mi, pero es como si se diera cuenta que me he despertado y desiste en descender y hacer cualquier cosa que esté destinada a hacer (supongo que picarme).

No me sucede a menudo, puede ser una vez al mes, dos veces al mes, o puedo pasar meses sin ver alguna. La última que vi fue alrededor de un mes. Era una araña grande de unos 50cm y de color amarrillo chillón con negro. Está vez no estaba descendiendo sino solo tejiendo su red en el techo de mi cuarto. Me quedé mirandola alrededor de 5 minutos hasta que desapareció.

Diría que es una pesadilla recurrente si después de verla me despertara o sintiera que en algún momento despierto a la realidad. Pero cuando veo esas arañas siento claramente que abro mis ojos, las veo, y usualmente parpadeo varias veces como para despejar mi vista... y ellas se esfuman frente a mis ojos pasado varios minutos de estarlas mirando.

Confieso que le tengo temor a las arañas, y la más grande que he visto realmente medirá alrededor de 15cm, pero estas "visiones" o terrores nocturnos, ya son tan frecuentes que ya no me sorprendo ni asusto cuando pasan.

¿Algún día esas arañas me alcanzarán? ¿No llegaré a despertar a tiempo para impedir que bajen hacia mi? ¡Espero que no! jeje

0 comentarios:

Publicar un comentario